Hoya Grande 2016

En el verano de 2016 visitamos Hoya Grande, República Dominicana por primera vez. Construimos casas para dos familias en menos de 10 días, gracias a nuestros voluntarios, la iglesia local, y hermanos de la comunidad.


Guayubín 2015

En junio de 2015 llevamos 27 voluntarios a trabajar en Guayubín, República Dominicana junto a un grupo de pastores y hermanos de las iglesias locales. Gracias a la aportación y donaciones de muchas personas, pudimos hacer un impacto grande en la niñez, juventud y personas adultas de Guayubín, Lomas de Castañuelas y Santa María. Hacemos un agradecimiento especial a Pierre M. Rodríguez, quien a través de su participación en el IRONMAN 70.3 Puerto Rico recaudó dinero suficiente para la construcción de un hogar entero para una familia de 4.

Construcción

En solo 8 días, el equipo de construcción pudo levantar una casa con piso de bloque y cemento, paredes de madera, techo de zinc, con conexiones eléctricas, con dos cuartos y espacio para sala/cocina. Este hogar fue entregado a una madre soltera con 3 hijos.

Pintura

Pintamos 8 casas, hicimos un piso de cemento y una ducha en madera y zinc para una anciana no vidente, además de dar apoyo adicional a Construcción y Campamento.

Campamento

Desarrollamos un campamento de verano gratuito del cual participaron más de 120 niños. Tuvimos enseñanzas bíblicas, manualidades, juegos y meriendas.

Deportes

Pudimos realizar clínicas de baloncesto para más de 80 jóvenes, por las cuales también llevamos el mensaje del amor de Cristo a los jóvenes de Guayubín y áreas cercanas. Tuvimos un torneo con 40 jugadores a quienes se le regalaron balones de regulación.


Guayubín 2014

Decidimos recibir el 2014 sirviendo a nuestros hermanos en El Pocito de Guayubín, República Dominicana. Con la ayuda de más de 30 voluntarios, más varias iglesias evangélicas locales, pudimos hacer un impacto en la educación, preparación ministerial, matrimonios y juventud en esta hermosa comunidad.


HACIA EL FUTURO
En la República Dominicana, igual que en Puerto Rico, todavía existe mucha necesidad. En nuestro corto tiempo allá conocimos decenas de familias viviendo en hogares de zinc y casas sin terminar, niños sin materiales para la escuela, y jóvenes con vacíos emocionales y espirituales.

Nuestros hermanos dominicanos te esperan. Ven.